:

Zócalos

o rodapiés son la solución óptima para una transición armoniosa del suelo laminado hacia la pared. El zócalo también cubre la distancia hacia la pared. Los zócalos están disponibles en decoraciones que combinan con los revestimientos al igual que en varios perfiles y tamaños. Los zócalos se fijan a la pared con tornillos, clavos, pegamento o con ganchos de montaje. Los ganchos se espigan en la pared a espacios de aprox. 30 cm y la moldura simplemente se aprieta sobre los ganchos. La conexión de ganchos permite que la moldura se pueda colocar y remover fácilmente varias veces sin dañar la paredes (p. ej. para empapelar o pintar las paredes).

« Atrás hacia el resumen


hacia arriba