:

Conductividad térmica (antes “coeficiente de conductividad térmica”)

aporta la cantidad de calor en J transportada por segundo en una longitud de 1 m≈ a una diferencia de temperatura de 1K ( 1 °C). La conductividad térmica se precisa para la comprobación de la protección de los módulos contra el calor. Debido a su muy buena conductividad térmica, los suelos laminados son perfectamente adecuados para la colocación sobre sistemas de calefacción por losa radiante con agua caliente (→Calefacción de suelo). La suma de todos los materiales con calefacción de suelo no debería superar los 0,15 m2 K/W. Si se utiliza calefacción de suelo, el cliente será quien decida si desea una conductividad alta o baja.

« Atrás hacia el resumen


hacia arriba